6/07/2016

2/03/2016

Exequias de plomo, responso del mar

Durante los años que se aplicó la Ley Seca en los Estados Unidos, las calles de ciudades como Chicago o Nueva York permanecieron, irónicamente, a buen remojo de alcohol y sangre. Pero esa guerra por el dinero y el poder también se hacía en el mar, en botes o barcos del estilo —pero quizá peor pinta— que el de la ilustración. Ron y otros licores se llevaban desde la Havana hasta las costas de Florida, evitando, sobornando o disparando a los guardacostas. Éste no fué un juego exclusivo de hombres, hubo también mujeres que llegaron alto a ambos lados de la ley. Y es en una de ellas en la que me inspiré para hacer el relato que les dejo en esta entrada. Una auténtica dama de armas tomar, se lo aseguro.

1/25/2016

1/07/2016