6/23/2011

Un héroe VPP

Un día se me ocurrió una idea peculiar. A algunos héroes se les dice que han sido elegidos por poderes superiores a ellos. Pero, si realmente no hay capaz nadie más, ¿no es eso estar marcado desde el nacimiento, sin posibilidad de ceder la responsabilidad a otro? Basándome en este concepto, teclee este relato, y lo acompaño aquí de otra ilustración de Todd Lockwood.

UN HÉROE VPP

El joven empuñó la espada, y la hoja empezó a brillar por si misma. Si alguna señal indicaba que él era el elegido, debía ser esa. Aun así, algunas preguntas rondaban su cabeza, y se dirigió a la hermosura de mujer que era su guía y compañera.
—Bueno, ya está. ¿No? —Se fijó de nuevo en el brillo del arma, esa luz llamaba mucho la atención—. Y mi primera pregunta es... ¿Cómo se apaga esto?
—Sólo tienes que ordenárselo —afirmó ella suavemente—. Con tu mente.
Lo hizo y la luz del arma se desvaneció. La cosa se estaba poniendo cada vez más interesante, y otra cuestión empezó a brotar de su mente todavía incrédula.
—Así que... ahora soy el héroe que se enfrentará a hordas de enemigos sobrenaturales, del brujo ese tan chungo ¿eh?
—Tus habilidades innatas, y el poder sagrado de la espada, abatirán al Gran Mago Oscuro. De lo contrario, el mundo será sumido en la más siniestra era de su historia.
—Joder, mejor vendrían unos SEAL, o unos legionarios —replicó el joven, con cierto sarcasmo—. Porque no tengo ni zorra de artes marciales, o de poderes mágicos, o... —Se interrumpió—. Oye, ¿qué has dicho de habilidades innatas?
—Tranquilo —dijo ella con calma—. En tu viaje descubrirás tus capacidades...
—¡¿Viaje?! —La cortó en seco— ¿A donde leches voy a viajar yo? ¡Si todavía estoy estudiando! ¿No hay otros que puedan hacerlo?
La mujer se le acercó, cogiéndole suavemente de sus brazos, y pegó su cuerpo voluptuoso al joven. Con una sonrisa, seductora y amable a la vez, le respondió.
—Lo siento pero no, eres el único. Naciste para usar esta espada sagrada.
—Entonces, de elegido nada. Soy el puto héroe VPP.
—¿V... PP? —dijo ella con cara de sorpresa—. Nunca había oído tal nombre.
—Voluntario por pelotas, guapa —Y, marcando las letras iniciales de cada palabra, se lo repitió—. Voluntario Por Pelotas.

0 comentarios:

Publicar un comentario