6/23/2013

Lid de madrugada


En esta entrada me voy a salir del tiesto y abordar con todo descaro otro género que no está incluido en la premisa que define este blog. Sí, la temática central declarada abarca sólo los géneros fantásticos, aunque estoy reflexionando en si debiera ampliar su alcance al género negro o policíaco. Decidiré sobre la marcha. Por el momento aquí les dejo mi primera incursión en dicho estilo. Es muy breve, conciso y, espero, entretenido para ustedes.

La ilustración es de Robert A. Maguire y sirvió de portada para la historieta pulp noir titulada The damned lovely (algo que significa algo así como La maldita preciosa).

LID DE MADRUGADA

La luz de los faros recorta, alargadas, sus siluetas. Las pistolas lanzan destellos metálicos hacia sus contrincantes, incitándolos a acabar de una vez. Sólo uno de los tres duda. La mujer y el tercer tipo, en absoluto.

—¡Déjame arrestarle! ¡Hay pruebas de sobra contra él!
—Y amigos poderosos que le deben favores.

El tercer hombre se limita a sonreír la obviedad, sin dejar de vigilar atento a los otros dos. Tiene claro que ella va por él, motivos tiene, pero el polizonte podría sorprenderlo.

—Vamos nena, deja al poli hacer su trabajo.
—Cállate cabrón. No saldrás de esta.

La mujer acera su mirada, sabe bien a quien encañonar. No el nerviosismo del inspector, que lo hace apuntar repentinamente hacia ella.

—¡Baja el…!

Tres detonaciones restallan, amputando la orden.

Dos cuerpos se desploman sobre el suelo. El superviviente mira alrededor suyo, desconcertado. Se maldice mientras se inclina sobre la mujer. Su herida parece grave. Ella lo mira, dolorida pero cabreada a la vez.

—¿Serás idiota? ¡Levántame, vamos!

El policía la ayuda a incorporarse. Ella, gruñendo ira y dolor, se acerca y acribilla el cuerpo del hombre caído. Después gira, despacio, lanzando una mirada mosqueada al agente.

—Podías haberle disparado antes, encanto.

0 comentarios:

Publicar un comentario