8/12/2013

Antigua Vamurta, de Lluís Viñas Marcus


Igor Kutuzov (alter ego de Lluis Viñas Marcus) tuvo la amabilidad de ofrecerme gratuitamente el primer volumen de la saga de Vamurta. De eso ya hace... No sé, más de un año y medio quizá. Leí la novela y me dejó con las ganas de saber qué pasaba después. La resolución a la incógnita llegó en marzo de este año 2013, cuando el autor anunció la edición completa de la saga en un sólo tomo. ¡Albricias! O algo así pensé yo cuando me llegó el correo del señor Viñas promocionando su obra. Mejor aún fue que la ofreciera gratuitamente durante unos días vía Amazon y yo estuve al quite para hacerme con una copia digital. Que esta reseña de Antigua Vamurta La Saga Completa sea pues mi pago a tanta gratuidad.

COSA PARTICULAR ESTA DE VAMURTA
Antigua Vamurta me ha resultado algo curioso, quizá debido a mi poca exposición literaria a los libros de su estilo. Es fantasía de corte épico, pero la he percibido como algo más que eso. El mundo de esta breve saga se percibe complejo, amplio, realista y, lo más importante, creíble. Lo del realismo aplicado a un texto fantástico tiene su gracia; mal llevado puede ser un auténtico desastre. No es así en este caso, pues dota al libro de un carácter propio. La atención a ciertos detalles, tanto tecnológicos como culturales, me dio en algún momento la sensación de estar leyendo un texto histórico más que una ficción. Suena exagerado, pero sobre esta apreciación (y todo lo demás) me explayaré más adelante. Otra peculiaridad es la diferencia que hay entre los dos volúmenes que conforman la saga. En la primera parte apenas hacen acto de presencia escenas o elementos mágicos o sobrenaturales, mientras que en la segunda ganan mucho protagonismo. Eso y otros matices hacen a cada volumen interesante a su manera.

LA PORTADA... ASÍ, ASÍ
El primer libro de Antigua Vamurta, cuando fue publicado por su lado, llevaba una portada luminosa y evocadora. Es la que pueden ver junto a estas líneas.

Esa ciudad fortificada no encaja con la descripción que hace Viñas de la capital que titula la obra, pero al menos orienta al lector sobre lo que se va a encontrar en el texto. Además, los tonos ocres refuerzan ese aire de historia añeja, algo que creo es atrayante para bastantes personas. En cambio, la portada de la edición completa de Vamurta es un animal diferente (es la que encabeza esta entrada). Oscura, casi siniestra, y con una joven de piel agrietada que puede llevar a pensar que el protagonista principal de la novela es alguien como ella. Nada más lejos de la realidad, aunque no es que lo que ocurra en Vamurta no sea terrible. Es una larga historia de guerras y cruda supervivencia donde los personajes importantes lo pasan bastante mal en diversas situaciones más que comprometidas. Sin embargo, ni es tan negra ni la líder absoluta de la narración es una mujer. Por esto creo que esa otra portada, la cual no está mal por sí misma, no me parece un buen reflejo de todo lo que alberga Antigua Vamurta en sus páginas.

Dado que sólo tengo la versión digital de la obra, no opinaré sobre la calidad del libro en papel. Sí que puedo decir algo sobre el texto en sí y es que me he cruzado varias veces con faltas del mismo tipo: letras desaparecidas en algunas palabras. Queda feo pero no impide la lectura. Algo un tanto más grave es otro error que encontré dos veces en todo el texto: poner el nombre de una raza en una frase cuando el autor se está refiriendo a otra. Me chocó tanto que entre las notas que tomé durante mi lectura apunté las páginas donde ocurre. Es comprensible este desliz, dado que son muchas las especies diferentes de las que hace uso constante el autor en toda la narración. Un lector atento sabe salvar ese escollo perfectamente. Todos estos fallos afean el resultado final pero les garantizo que no impiden que fluya la lectura, más bien son como pequeños baches en el camino.

Un último detalle a tratar sobre la edición del libro es la decisión del autor de ofrecer los dos volúmenes juntos, sin dar posibilidad a los que compraron el primero de adquirir aparte el segundo. He leído algún comentario apuntando al hecho, pero supongo que Kutuzov no lo vio posible dado que actualizó el texto de la primera parte para corregirlo y adecuarlo mejor a la segunda. ¿Injusto? Indudablemente sí para los que se hicieron con la edición en papel, muchas veces más cara que la digital. Sin embargo, no es algo raro. Un buen ejemplo es el caso de Tolkien, quien tuvo que modificar El Hobbit para encajarlo mejor a la historia de El señor de los anillos. Y por entonces no había otra que comprar el libro físico de nuevo...

PÁRRAFOS SIN EXCESOS, DETALLES AJUSTADOS
"Las esperanzas de los hombres grises se desvanecen poco a poco. Vamurta está asediada. Los pueblos del oeste afianzan su poder y las nuevas tierras son disputadas por muchas razas. Antiguas fronteras que se resquebrajan, dioses que aúllan, magos que resurgen, mujeres que ostentan gran poder.

Por senderos y ciudades lejanas un puñado de guerreros, sin bandera ni tierra que defender, se adentran más y más en lo desconocido. Buscan un sueño en el que creer, anhelan el paraíso que una vez perdieron.

A lado y lado del Mar de los Anónimos se desenvainarán las espadas y los arcabuces rugirán. Hombres y mujeres grises, murrianos, vesclanos y sufones desean un mañana mejor, una paz que no llega, un descanso que se difumina en cada amanecer de hierro."


Aviso importante, Antigua Vamurta no es una fantasía de héroes rutilantes y princesas, de enemigos a batir básicamente monstruosos o batallas ridículamente épicas y sanguinarias. No hay personajes estrictamente buenos o malos, ni tesoros que perseguir. Es la historia de la evolución de un mundo no tan distinto al nuestro, un cambio experimentado por varios personajes que también los avivan con sus propios actos.

El libro comienza fuerte, narrando la caída de Vamurta... En siete capítulos. Agrupados todos ellos en el primer arco argumental de la historia, son pieza fundamental para poder comprender el sentimiento de pérdida y derrota de los protagonistas principales. El asedio es la excusa que tiene el autor para darnos a conocer el condado, su capital y la raza que la habita. Llamados hombres grises por el color de su piel, llevaban una vida próspera de estilo medieval hasta la fulminante conquista de su principal enemigo: el pueblo murriano. En la lectura de esa última resistencia se encuentran ya muchas de las particularidades que dan carácter propio a la obra. Las escenas tienen el tamaño milimétricamente medido, nunca son excesos de verborrea o palabrería recargada. Viñas narra justo lo necesario y con la belleza que requiere cada párrafo, algo que se agradece en las batallas y especialmente en los pasajes potencialmente más tediosos (huidas por bosques, viajes por mar, momentos de introspección). Esta mesura en la escritura (extendida también a los diálogos) ayuda también a imprimir mayor realismo al texto, e incluso a hacer la lectura más voraz.

Ya he mencionado un par de veces el realismo que rezuma esta novela, ¡y todavía no me he explayado sobre ella! ¡Imperdonable! Es el factor que otorga a Antigua Vamurta gran parte de su encanto. Se nota que el autor se ha documentado o tiene conocimientos más que de decentes de la edad media y del cambio que supuso la introducción de las armas de fuego en los campos de batalla, entre otros aspectos. Este detallismo permite que, por ejemplo, los combates se desenvuelvan con sentido y sin ahondar en el morbo de la carnicería, o que las muchas culturas presentadas en el libro sean sólidas y sus costumbres comprensibles. Algo que me ha gustado particularmente es la atención que Viñas ha prestado a cómo debieran moverse y enfrentarse las tropas. Los hechos heróicos individuales de los protagonistas tienen su hueco, pero no dejan de ser una pieza más de la estrategia que se desenvuelve en cada enfrentamiento. Y esa estrategia está, para mi limitado conocimiento del arte de la guerra, muy bien planteada. La preocupación por la preparación y equipamiento de los soldados; el uso de unidades especializadas capacitadas en hacer tipos concretos de ataques y movimientos; el empleo de las armas, sean éstas blancas o de fuego, y el tener en cuenta sus limitaciones; las fortificaciones... Son muchos aspectos que necesitan un buen trabajo de afinado para que funcionen correctamente en la narración.

Tanto detalle y tanta cosa no valen de nada sin personajes que hagan buen uso de todo ello. Antigua Vamurta los tiene, con envidiable abundancia he de añadir. De entre ellos, hay uno que se erigirá en el central: Serlan de Enroc, conde de Vamurta. Su periplo es el tronco principal de toda la saga, lo que la da sentido y gran parte de su interés. Luego está la niña que huye con él, Sara, y quien crecerá hasta convertirse en una mujer muy endurecida por los años y la guerra. Ambos empiezan como perdedores: pierden ciudad, familia y hasta el honor. Muchos años tendrán que bregar con las asperezas propias de la forma de vida medieval que se lleva en ese mundo, hasta convertirse en personas muy diferentes a las que pudieron haber sido si su condado no hubiese caído.

En torno a ese núcleo surgen otros personajes de peso con sus propias tramas que ayudan a engordar saludablemente las páginas de esta bilogía. Todas tienen su razón de ser y son interesantes de leer, aunque inevitablemente algunas menos que otras. Entre ellas hay una especie de segunda trama principal que no cruza con la de Serlan de Enroc hasta prácticamente el final, y sólo de forma indirecta. Cuando aborde los peros de la narración, ahondaré en el problema que tiene esta y alguna que otra historia secundaria. De los personajes todavía me queda indicar que no todos son hombres grises. Serlan de Enroc y Sara acaban rodeados de seres de especies diferentes y esto les hará cambiar, especialmente al conde, su perspectiva respecto a las otras razas que pueblan ese mundo. Mención aparte quiero hacer respecto al murriano Aldier quien, aún siendo un tanto arquetípico, da a la novela ese punto molón que se puede esperar de un antihéroe épico. No es que el conde no se luzca, pero el murriano cuenta con la ventaja de ser el único de su especie entre los ya de por sí muy particulares miembros del ejército de Enroc. Eso y que usa a la vez dos espadas al luchar, que anda que no luce "ni ná". Debiera hablar de otros secundarios de peso, como Leandra o la propia madre del conde, pero espero que les baste con que les diga que son personajes bien definidos y tienen una relevancia adecuada en la historia.

Ah, no he de olvidarme de los elementos mágicos que aparecen en la novela. En la primera parte apenas hacen acto de presencia, mientras que en la segunda es cuando son usados con una muy notable prodigalidad. El autor no abusa de la magia, ni la usa para resolver malamente situaciones complicadas. La da su espacio y unos límites satisfactorios para exhibirse sin aguar la experiencia. Gracias a mantener este control, el texto no pierde su credibilidad.

DE LA CAIDA DE UN CONDADO Y LA TRANSFORMACIÓN DE UN MUNDO
El tema central de esta saga es el cambio, la evolución a otras formas de vivir. Desde el mismo asedio a Vamurta el autor nos ofrece contrastes entre nuevas y viejas tecnologías, entre diferentes formas de luchar y los cambios en las relaciones entre las diferentes especies. Serlan, en su largo viaje, hace suya la idea tras la frase "renovarse o morir" tras asumir el atraso en el que vivía su gente. Al tener que tratar con culturas diferentes, entiende que el modelo social, económico y político en su tierra estaba anquilosado y que por no ponerse al día Vamurta había sido tomada con facilidad. Así, él pasa de ser un noble por herencia familiar a líder por méritos propios y con una visión única de futuro para todas las razas que llega a conocer.

Lluís Viñas Marcus acentúa la sensación de que en ese mundo las cosas están cambiando a través del desarrollo tecnológico que hacen gala varias especies. Ya sea por la tremenda superioridad que ofrecen las armas de fuego sobre las espadas y armaduras, las mejoras de los buques, o la adopción de nuevas estrategias de lucha propiciadas por esos nuevos desarrollos, se nota que vienen cambios por esas tierras y que son imparables. He de indicar aquí que tal transformación también es acelerada por culpa de la amenaza creciente de una temida raza casi de leyenda que vive en el norte y es más avanzada tecnológicamente que todas las demás.

Muy curioso me ha resultado también el asunto del machismo en la obra, es decir, su baja presencia. Las mujeres soldado que aparecen en la obra son minoría pero no tienen que esconder su condición en absoluto. Tampoco se las niega su capacidad de liderazgo e iniciativa personal. No enumeraré aquí las mujeres o féminas (no todas son de aspecto humano) que tienen un rol destacado entre su gente, son unas cuantas. Lo más gracioso del asunto es que la ecuanimidad (o incluso veneración) con la que son tratadas es que ni se piensa, simplemente es así y si tienen problemas no es por ser hembras de su especie. Aparte de que este aspecto variará para cada especie en formas no narradas por el escritor, hay algunas excepciones notorias a esto: existe la prostitución, una mujer es ofrecida en matrimonio arreglado a un tipo poderoso de otra especie, la captura y violación (sólo mencionada y posteriormente vengada por otra mujer guerrera) de una de las protagonistas o la indicación de las violaciones que se esperan que hagan ciertas tropas si llegan a conquistar una plaza. En resumen, he tenido la impresión de que ambos sexos reciben palos de semejante calibre. Ah, y llevan ropa de combate adecuada. Nada de lucir arrebatadora en mitad de un campo de batalla con bikinis de metal, armas de tamaños desproporcionados y calzando taconazo. Condenados JRPG...

El tema del racismo también se toca, pero se plantea más como desconocimiento de lo que es tu vecino y por los usuales conflictos económicos y políticos. Los hombres grises de Vamurta siempre han maltratado a los murrianos que han tenido cerca de sus fronteras, un racismo exacerbado por la sensación de superioridad y conquista que llevaban arrastrando durante demasiado tiempo. Cuando las tornas se cambian y Serlan de Enroc acaba teniendo como fiel compañero a quien hubiera sido en otras circunstancias su peor enemigo, el racismo se revela como mera incomprensión y cazurra ignorancia respecto al otro. Esto enlaza con lo que considero tema central de la obra, el cambio a múltiples niveles y, entre ellos, el social y la relación entre civilizaciones distintas.

LAS ASPEREZAS QUE YA NO SE PUEDEN LIMAR
Aparte de los errores con los que me he cruzado en la edición, tengo algunos peros para la narración en sí. No son muy grandes, meras apreciaciones respecto algunas de las subtramas y el ritmo de la narración en parte de la obra.

Empezaré mencionando la subtrama de Dasteo, soldado de élite de Vamurta capturado por los murrianos. Su historia es larga pero nunca se cruza con la de Serlan excepto en su tramo final. Su mayor problema es que tiene un cierre un tanto flojo para las cosas extraordinarias que le acaban pasando durante su propia aventura. No he podido evitar pensar que ha quedado un tanto desaprovechado.

En otra subtrama hace acto de aparición un ejército sin vinculación con facción alguna y cuyo origen es, cuando menos, desconcertante. Se dedican a asaltar y rapiñar ciudades con un nombre extraido de algo que dice Serlan de Enroc en un momento de delírio. De donde salen no se explica, ni siquiera quién es su líder. Simplemente sirven de excusa para introducir otro arco argumental en el segundo volúmen y dar protagonismo a un personaje que empezó como mero secundario en el primero. Algo así de extraño pasa con otro secundario que pasa de ser preso a presentarse libre en el lugar más insospechado. No se explica cómo ha escapado, o si lo liberaron a propósito, simplemente aparece y tras algún tiempo se convierte en elemento clave en las estrategias de guerra de Serlan de Enroc.

Y hay algo más en ese segundo libro que puede rechinar a algunos, los grandes saltos temporales que Viñas ha tenido que realizar para poder meter todas las batallas y hechos importantes que quería narrar. Resulta obvio que al optar por cerrar una saga con tanto que contar en sólo un par de volúmenes, el escritor se ha visto obligado a resumir y saltarse incluso años enteros (algo que realiza más durante la segunda mitad del libro final) para llegar a los acontecimientos relevantes. Está bien llevado y no estropea la experiencia, pero impide profundizar mejor en los muchos personajes importantes que aparecen en la historia. Si el autor hubiese querido extenderse más, hubiese tenido fácil generar contenido para otro par de libros.

UNA LECTURA MÁS QUE ENTRETENIDA
Antigua Vamurta lo he leído con ganas, enganchado durante muy largas sesiones de lectura. Su narrativa concisa y bien medida es ejemplo de cómo hacer fantasía sin recargarla de palabrería o descripciones interminables. Aún en los momentos de menor intensidad no aburre y hace gala de personajes muy interesantes a los que Igor Kutuzov otorga líneas suficientes para que hagan uso de su potencial. No dudo en recomendar esta obra, especialmente para aquellos que gustan de leer fantasía épica pero rehuyen de mostrencos extensos como los de Juego de tronos. Aviso, es posible que les deje con ganas de más...

FICHA TÉCNICA
Título: Antigua Vamurta La Saga Completa
Autor: Lluís Viñas Marcus (alias Igor Kutuzov)
Sello editorial: Autoeditado
Primera edición: Marzo de 2013
Páginas: 766
ISBN-13: 978-1482713855

ENLACES

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada