10/28/2015

La paciencia

El paso del tiempo es algo fascinante. Es relativo, elástico según el punto de vista. Un segundo podrá medirse perfectamente en un reloj atómico pero nuestra mente no lo percibe siempre igual. Depende de los sentimientos del momento, de lo que hagamos, de las circunstancias que nos rodean. De esta percepción moldeable del transcurrir del tiempo es de donde he obtenido la inspiración para el relato corto en esta entrada.
Ilustración Grungetown por Rhys Griffiths.

LA PACIENCIA

Los segundos caen lentos, don mágico de aquella quietud. Durante un rato cae la lluvia y su repiqueteo aligera un poco la espera. Ni un alma en la noche, nada de tráfico. Sólo ella en una esquina oculta, oscura. La duda hace su visita de rigor pero ella la espanta con su templanza. Vendrán, está segura. O quiere estarlo. Al fin, unas luces mudas inundan la callejuela y ella se sonríe con frialdad. Es hora de cobrarse el fruto de su paciencia. El tiempo acelera cuando ella marcha hacia su presa.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada