11/26/2015

Acuarela

El terror suele frecuentar sitios sórdidos, oscuros. Lugares donde las sombras guarecen amenazas sin cuento y cosas así. Pero en esta microficción el horror se insinúa a plena luz, sin cobertura alguna. Y es igual de terrible.

ACUARELA


Blanco. Todo era de un blanco perfecto. Sin sombras, sin mancha alguna. Frente a él, tirada en el suelo, una daga rompía aquella monotonía cromática. El filo reflejaba la palidez del entorno, pero la empuñadura se reveló de un negro intenso bajo el papel escrito que lo envolvía. Sus letras decían en escarlata: "Colorea con este pincel y hallarás la salida." Los gritos, no tan lejanos, le aclararon de donde sacar la pintura.

0 comentarios:

Publicar un comentario